fbpx

Aceite de oliva: una grasa saludable para nuestro cuerpo

El aceite de oliva es lo que muchos llaman el oro de la gastronomía española, su color y su valor le confieren este título. Es un alimento muy preciado del que todavía no te había hablado y, desde luego que, ¡se merece un sitio en nuestro blog!

Qué es, cuáles son sus beneficios y cómo incluirlo en nuestra dieta. ¡Todo esto es lo que quiero contarte en el post de hoy!

Qué es el aceite de oliva

El aceite de oliva es un aceite vegetal que se utiliza en la cocina como un condimento. Es famoso principalmente por su uso culinario, aunque también tiene otros usos, por ejemplo: el estético.

El aceite se obtiene de los olivos, del fruto de estos árboles, conocido como oliva o aceituna.​

¿Cómo se obtiene? Pues a través del prensado del fruto.

Beneficios del aceite de oliva

Estos son los principales beneficios del consumo de aceite de oliva:

  • Favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico: esto se debe a que el aceite de oliva influye de manera directa en la cantidad de células que participan en el proceso defensivo.
  • Controla el colesterol ‘malo’: gracias a su elevado contenido en ácido oleico, el aceite de oliva controla los niveles de colesterol LDL, llamado comúnmente colesterol ‘malo.
  • Mejora la circulación sanguínea: los ácidos grasos incrementan la vasodilatación arterial, lo que mejora la circulación de nuestro cuerpo e influye directamente en la reducción de la presión arterial.
  • Es favorable para reducir las posibilidades de padecer algunos tipos de cáncer: por ejemplo; el cáncer de colon, de intestino, de mama…
  • Favorece la pérdida de peso: lo consigue porque con su consumo conseguimos eliminar algunas grasas no saludables de nuestro cuerpo.
  • Recomendable para diabéticos: gracias a que reduce los niveles de glucosa en la sangre.

Cómo incluirlo en la dieta

Incluir el aceite de oliva en una dieta sana y equilibrada es facilísimo. Existe un sinfín de platos en los que podemos incluirlo:

Ensaladas: cualquier ensalada puede ser aderezada con un buen aceite de oliva. No solo le dará la jugosidad necesaria, también le aportará la grasa saludable y un sabor exquisito.

Tostas de pan: unas buenas tostas de pan con un chorrito de aceite de oliva virgen extra son un auténtico manjar, ideal para el desayuno o la merienda.

Verduras: las verduras, ya sean crudas o cocinadas, también se pueden aliñar con un buen aceite de oliva. ¡Un plato realmente saludable, sabroso y nutritivo!

Salsas: el aceite de oliva también es un condimento que puede añadirse en muchas salsas, por ejemplo; en la salsa de perejil típica de la sepia o el calamar, en la salsa vinagreta, e incluso el alioli lleva aceite.

El aceite de oliva es un producto que debes incorporar en tu dieta mediterránea y equilibrada para gozar de un buen estado de salud. Su uso diario es beneficioso por todo lo que te hemos contado en este artículo, pero también porque normaliza las secreciones digestivas.

¿Necesitas ayuda para incorporarlo en tu dieta? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *