fbpx

¿Intolerancia a la leche en el embarazo?

La lactosa es la proteína principal de la leche y de otros muchos productos lácteos. Afecta a un gran porcentaje de la población y, por tanto, también puede afectar a mujeres embarazadas.

¿Estás embarazada o estás pensando en quedarte embarazada? Te contamos algunos de los principales detalles de la intolerancia a la leche en el embarazo.

Muchas mujeres tienen miedo a las consecuencias pero con un poco de control, ¡no hay que tenerle ningún miedo!

¿Puede perjudicar al feto?

El consumo de leche durante el embarazo claro que puede perjudicar al feto si eres alérgica o intolerante, e incluso la falta de calcio por el bajo consumo de leche también.

Entonces, ¿qué debemos hacer? Buscar otras fuentes de calcio. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) una mujer embarazada entre los 19 y los 50 años debería consumir unos 1.200 mg al día de calcio. Si el embarazo es de gemelos esa dosis debe ser superior y en los últimos trimestres podría llegar a ser hasta 2.500 mg al día.

Una falta de calcio podría desencadenar déficit de nutrientes y afectar a la embarazada y al futuro bebé. Por esta razón es tan importante consultar con un médico si estás embarazada o estás pensando en ser madre y tienes esta intolerancia, no solo tendrá que valorar tu estado nutricional actual, sino también prever lo que vendrá dándote alternativas a la lecha saludables y nutritivas.

Los mejores sustitutos de la leche

Si existe alergia o intolerancia a la leche (recuerda que no es lo mismo), hay alternativas en el mercado que nos permiten tomar otro tipo de leches, por ejemplo: las leches de origen vegetal (también llamadas bebidas vegetales) como la leche de arroz, de avena, la leche de mijo, de soja o de almendras, entre muchas otras.

Alimentos que aportan calcio para consumir durante el embarazo:

  • Algunos tipos de queso: algunos quesos como el queso gruyere contienen una gran cantidad de calcio beneficioso para las mujeres embarazadas. Sin embargo, hay que tener cuidado y no consumir cualquier queso, este debe estar pasteurizado.
  • Sardinas en aceite: una buena opción para comer, cenar e incluso almorzar o picar algo. Su elevado contenido en calcio las convierte en una de las mejores alternativas al leche en relación al calcio.
  • Yogur: los yogures son otra de las mejores opciones siempre y cuando sean específicos para intolerantes a la lactosa. Además de aportar calcio, si lo seleccionas adecuadamente, ayudaran en el cuidado de la flora intestinal.
  • Garbanzos: 100 gramos de garbanzos aportar 145 mg de calcio. Son, sin duda, la mejor opción de entre todas las legumbres. Se pueden consumir en hummus, en ensalada, caldo, etcétera.

La intolerancia a la leche durante el embarazo no tiene por qué suponer un gran problema. No obstante, es importante informar y consultar con un médico especialista y con un nutricionista para que pueda elaborar un plan de alimentación en el que aumente el consumo de los alimentos ricos en calcio para suplir las posibles carencias que se pueden acarrear de un bajo consumo.

¡Contacta con nosotros para más información!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *